Carlos Santamaría, el mexicano que conquistó América en bicicleta

Por Edilson - Viernes, 1 Diciembre, 2017 - 09:10
Carlos Santamaria

Carlos Santamaría es un estudiante de Ingeniería Física mexicano que recorrió en bicicleta más de 22.709 kilómetros, todo el continente americano desde Alaska hasta Tierra de Fuego en Argentina, conocido como el hombre más rápido pues este recorrido lo realizó en 117 días y 5 horas. Carlos cuenta las historias que vivió en una bicicleta de ruta y gastó 12 llantas durante 4 meses, para la lograr esto debía recorrer 200 kilómetros diarios y cuenta cómo en Colombia se ven gran cantidad de montañas al igual que en Alaska.

Durante el recorrido llevaba consigo agua, algo de comida, repuestos y parches para las llantas pues para este recorrido debe ir ligero, afirma cómo en Perú y Chile que hay más desiertos, se quedó muchas veces sin agua y comida, aparte de que en estos dos países la seguridad era fundamental porque en las dunas se ocultaban asaltantes.

Como curiosidad cuenta también que ha realizado viajes de Alaska a México como preparación para éste, se enfrentó contra un oso en Canadá, se enfermó en Colombia por consumir jugo de uva durante tres días, su grupo de apoyo solo fue de Alaska a Panamá y de ahí en adelante continuó solo.

Santamaria cuenta en su libro “La ruta que cambió mi vida” que este recorrido lo inició en Alaska en Prudhoe Bay y lo terminó extenuado en Argentina en Ushuaia, con resistencia y gran soledad en todo el camino, su dieta diaria empezó con agua, comidas rápidas y crema de avellana, luego comida típica de cada lugar donde llegaba.

Para la financiación de este viaje enfrentó lo que todos los deportistas mexicanos, la falta de fondos, le fue negado en el Instituto de Deportes de San Luis de Potosí por parte de del director una solicitud para realizar entrenamientos un año antes de la travesía, habló con una televisora que le propuso hacer todo un espectáculo pero esto no era suficiente, gracias a algunos ahorros y donaciones de familia y amigos pudo recoger 27.000 dólares.

Reconoce con tristeza que el terreno más hostil fue su propio país, pues fue abordado por unos hombres armados en una camioneta y la misma Policía de su país trató de extorsionar a su hermana y cuñado que venían acompañándolo en un coche.

Santamaría finaliza su historia contando que ahora valora más a su familia por darse cuenta de la locura que hizo, además llegó con un bronceado que le duró más de tres meses, le tomó odio a las bicicletas afectado psicológicamente y afirma ya no tener una.

La historia de este joven cuenta el ejército de viajeros por el mundo que buscan cruzando países lograr madurar, recibiendo los golpes de la naturaleza que no distingue nada.