Tradiciones latinoamericanas declaradas como Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO

Por Edilson - Lunes, 18 Diciembre, 2017 - 13:26
Cantos del Llano

Los cantos de trabajo de Los Llanos de Colombia y Venezuela, así como el punto cubano, el Sistema Tradicional de Jueces de Agua de Corongo de Perú, La Alasita de La Paz en Bolivia y el sombrero pintao de Panamá ya forman parte de la lista de patrimonio cultural e inmaterial de la humanidad de la UNESCO y es indispensable tomar medidas urgentes para salvaguardarlos; dicha decisión fue tomada en Jeju Corea del Sur, por parte del Comité Intergubernamental de Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, aparte de las anteriores tradiciones culturales mundiales esta lista incluyó la pizza napolitana como una de ellas.

Las tradiciones latinoamericanas que son ahora patrimonio de la humanidad son:

Colombia y Venezuela comparten en la cuenca del río Orinoco Los Llanos, allí tienen la tradición de los cantos de trabajo que son melodías acapella que se relacionan con el trabajo, con el ordeño y arreo del ganado, estos a través de generaciones han estado ligados a la actividad ganadera y a los caballos, pese a esto hay una serie de proyectos de ordenamiento territorial que conllevan a cambios políticos y socioeconómicos que han influenciado para que se pierda interés en estos cánticos, al ser inscritos en la lista de salvaguardias urgente de la UNESCO, esto ayuda a movilizar la asistencia y cooperación internacional para garantizar la continuidad de estas prácticas y que sigan siendo transmitidas en las comunidades practicando su patrimonio cultural e inmaterial.

En Cuba el punto es una expresión musical y poética de los guajiros cubanos, es una melodía o tonada acompañada de la voz de una persona que canta composiciones poéticas en décimas aprendidas o improvisadas, que cuentan los valores de la comunidad con conocimiento y sentimiento de la misma, este género musical se ha extendido a las zonas urbanas y rurales, se enseña en las casas culturales, tiene intérpretes profesionales y es tema de análisis en diferentes seminarios, así pues el punto es un elemento del patrimonio cultural e inmaterial de los cubanos.

En Perú se encuentra Corongo, una ciudad al norte del país, allí existe el llamado Sistema Tradicional de Jueces de Agua que es una organización creada por los pobladores locales para gestionar el abastecimiento de agua, la memoria histórica y la gestión de la tierra, es decir el acceso igualitario a la tierra y el agua son los pilares de esta, y se basa en los principios de equidad, respeto a la naturaleza y solidaridad; esto viene desde el periodo preincaico, su máxima autoridad el Juez de Agua se encarga de la gestión de recursos hídricos y de organizar las fiestas de la ciudad.

En Bolivia cada 24 de enero y días subsiguientes se celebra en la capital La paz, La Feria de La Alasita, allí se realizan recorridos rituales de chicos y grandes buscando figuras de la buena suerte que intercambian luego de ser compradas, estas figuras son de la deidad Aimara Ekeko considerada la diosa de la abundancia y protectora de la ciudad y son bendecidas por sacerdotes católicos o consagradas por ritualistas andinos, estas figuras son intercambiadas para satisfacer de una manera simbólica las deudas, según la UNESCO esta tradición de origen paceña incluye todas las clases sociales.

Cada sombrero pintao en Panama esconde una práctica del folklore de este país pero también una fuerte fuente de ingresos, producto de una industria artesanal donde los sombreros pintaos son elaborados con cinco clases de plantas cultivadas por los artesanos, quienes trenzan la materia primas y barro y con estos materiales confeccionan el sombrero que forma parte del atuendo de los bailes folclóricos y de todas las fiestas comunitarias en todas las regiones del país, este sombrero está tan arraigado a la cultura panameña que el 19 de octubre fue declarado día cívico conmemorativo al Sombrero Pintao.